EL SALVADOR HA SIDO VÍCTIMA DEL SILENCIO DURANTE LA AMNISTÍA, OPINA EXPERTA EN DERECHOS HUMANOS

mATICES45.jpg

“El Salvador ha sido víctima de una obligación a olvidar”, reconoce la abogada Verónica Hinestroza, quien en representación del Instituto de Derechos Humanos del International Bar Association -organización que agrupa a profesionales del derecho de todo el mundo- visitó por segunda vez el país para instruir a organizaciones de la sociedad civil, agentes de las fuerzas de seguridad, operadores de justicia y académicos sobre lo que significa la justicia transicional.

“Cómo abrimos los ojos a que no sólo las víctimas llevan un dolor por el silencio que en tiempo de amnistía se ha dado, sino que todos nosotros. Cómo en este caso de El Salvador la sociedad en su conjunto ha sido víctima (...) Y cómo nos involucramos todos para decir: este dolor no es de unas personas aisladas, este dolor es de todos, y de una u otra manera nos ha afectado", dijo la experta en derechos humanos en el programa FOCOS, que se transmite todos los domingos a las 7:30 de la noche y los miércoles a las 6:00 de la tarde en Canal 33 (7 en cable).

La abogada  reflexionó sobre el papel de la sociedad salvadoreña, incluyendo a los medios de comunicación, para entender las consecuencias de los crímenes cometidos durante el conflicto armado y la vigencia que por 23 años tuvo la Ley de Amnistía promulgada en 1993. "De la experiencia internacional te diría que ningún país está completamente preparado con todos los sentidos para responder a esto (reconocimiento y reparación para víctimas de violaciones a los DDHH). Son muchas las víctimas que nunca han hablado, que no se tienen los recuentos, que no se han considerado, son muchos los dolores, las angustias. Y también te diría que los profesionales legales para hacer ejercer los derechos, no siempre están preparados para esto”, apuntó.

Hinestroza señaló que en sus visitas realizadas a El Salvador, pudo observar cómo todavía prevalece el enfoque político sobre el jurídico respecto a los crímenes de lesa humanidad -como la Masacre de El Mozote y la UCA- que todavía no han logrado justicia en los tribunales ordinarios. Pero también enfatizó la demostración de interés de los operadores de justicia en discutir cómo responder ante estos hechos: "Lo que percibimos en general fue un interés por conocer mejor el fondo de la justicia transicional, la justicia restaurativa, de entender la responsabilidad individual y estatal que implican las violaciones de DDHH”.

La abogada explicó que a diferencia de la justicia ordinaria, la justicia transicional no sólo apunta a cumplir con ese concepto primario, sino que al ejercerse en contextos de dictadura y conflictos armados, prevalece en ella los derechos a la verdad y la memoria como elementos primordiales para reparar el dolor de las víctimas y, en consecuencia, de la sociedad en su conjunto. Aseguró que El Salvador cuenta con una base legal para comenzar a hacerlo.