Los ilícitos cometidos durante la tregua no formaron parte de la negociación, asegura Luers

 El periodista y analista político, Paolo Luers, quien fungió como mediador en el proceso, asegura que los ilícitos que investiga la Fiscalía nunca fueron parte de las negociaciones sostenidas con los líderes de las pandillas

El periodista y analista político, Paolo Luers, quien fungió como mediador en el proceso, asegura que los ilícitos que investiga la Fiscalía nunca fueron parte de las negociaciones sostenidas con los líderes de las pandillas

“En el sistema penitenciario, diariamente y desde hace 20 años, se cometen delitos. Los teléfonos que están allí, están allí porque tienen un precio y hay una corrupción que lo permite. Los que lo meten normalmente son custodios, o lo facilitan. Se cometen delitos todo el tiempo. Esos delitos no tienen nada que ver con la tregua. Esto existía antes de la tregua, durante y después”, sentenció Luers en la entrevista Matices del programa FOCOS, que se transmite todos los domingos a las 7:30 de la noche por canal 33.

Luers hizo sus declaraciones luego que fuera señalado por un testigo criteriado de la Fiscalía de haber entregado dinero a las pandillas a cambio de favorecer electoralmente a ARENA en las presidenciales de 2014. “A ese relato correcto de Nalo, de esta reunión, simplemente agregó el detalle que yo llegué con un maletín y con 100 mil dólares. Obviamente no hubo entrega de dinero (...) Así trabajan con los criteriados, agarran un relato real y de repente le meten un aumento”, fustigó.

El periodista aseguró que estuvo al tanto de las dos reuniones que los partidos políticos mantuvieron con las pandillas para buscar ventajas electorales, pero aseguró que esos encuentros no se realizaron en el marco del proceso de negociación.

El mediador también  aseguró que el exfiscal Luis Martínez, hoy capturado por delitos de corrupción, armó este caso judicial como un método de extorsión política contra el entonces ministro de Seguridad David Munguía Payés. “En el primer expediente, engavetado, el principal acusado era Munguía Payés. El propósito de armar esto no era hacer un juicio, era un método de extorsión política. Era decir: mire, yo tengo esto aquí, hágame caso; desista con la tregua. Luis Martínez era un enemigo sangrón de todo alrededor de la tregua. Tenían claro que estaban armando un caso que no iban a llevar a la corte. Y no lo llevaron”.

En su intervención Luers aseguró que el actual fiscal Douglas Meléndez retomó el caso porque se trataba de un hecho que no le iba a ocasionar molestias a ninguno de los dos grandes partidos políticos del país. “(Él) llega a la fiscalía con una gran expectativa -hoy si tenemos un fiscal que lo va a hacer bien- y no tiene caso; y qué vas a hacer. Puedo arrancar con un caso contra alguien de Arena, pero entonces ya tienes la mitad del país en contra. O al revés. Entonces le dicen: mire, en esa gaveta está un caso bien bonito, porque tiene eso que nadie va a brincar. Arena no va a brincar, el Frente no va a brincar. Todos ellos estaban en contra de la tregua”.

La semana pasada se desarrolló el juicio por el denominado “caso tregua”, en el que más de 15 funcionarios penitenciarios del gobierno de Mauricio Funes están siendo acusados de cometer delitos en los centros penales durante este  proceso que en 15 meses redujo el número de asesinatos en la mitad.